Edimburgo: Calton Hill, Royal Mile y Blackfriars

Castillo de Edimburgo, Old Town
Amanece nuestro segundo día en Edimburgo y, puesto que ayer lo dedicamos al New Town, la idea hoy es explorar la Old Town, la parte vieja de la ciudad. Subiremos hasta Calton Hill para disfrutar las mejores vistas de la ciudad y después pasaremos el día explorando la Royal Mile, desde el Castillo de Edimburgo al Palacio de Holyroodhouse, perdiéndonos durante el paseo en sus siniestros callejones.

Calton Hill, Edimburgo
Nuestros apartamentos se encontraban al lado del Hotel Balmoral, por tanto la mejor forma de empezar el día era subiendo hasta Calton Hill. De camino, y antes de comenzar la subida, aprovechamos para visitar el antiguo Cementerio de Calton. Desde Calton Hill se tienen unas de las mejores vistas de la ciudad, intentad aprovechar para subir hasta aquí un día soleado. En la cima se encuentran el Monumento Nacional, el Monumento a Nelson, el Monumento a Dugald Stewart y el Observatorio Astronómico. Desde aquí, bajamos de nuevo para tomar Regent Road en dirección al Palacio de Holyroodhouse, para llegar más fácilmente se puede atravesar un cementerio que nos dejará directamente en Calton Road. La entrada al Palacio de Holyroodhouse cuesta 11£, nosotros no lo incluimos en nuestro plan, así que nos hicimos unas fotos y continuamos la ruta. Justo enfrente del palacio se encuentra el Parlamento Escocés, un edificio sorprendentemente moderno.

Royal Mile, Edimburgo
Este punto es uno de los extremos de la Royal Mile, un conjunto de calles que forman una gran avenida que atraviesa en centro de Edimburgo. A partir de aquí os recomiendo curiosear por los "closes" (callejones) que os vayáis encontrando, son uno de los encantos de Edimburgo. Este tramo de la Royal Mile discurre por la calle Canongate, y en sus alrededores podemos destacar el Museo de Edimburgo, la Iglesia de Canongate (Canongate Kirk) o la Moray House. El siguiente tramo transcurre por High Street, que ofrece un espacio peatonal entre la Tron Kirk y la Catedral del St. Giles, donde se aglutinan animadores callejeros de todo tipo y que sirve de punto de reunión para la salida de numerosos tours por la ciudad. La entrada a la catedral es gratuita, y justo enfrente se encuentran los callejones Mary’s King Close, que pueden visitarse con tours en español todos los días por 13,95£. Como era la hora de comer, aprovechamos para alejarnos de la Royal Mile y bajar hasta Grassmarket, una plaza peatonal repleta de bares y tabernas. Os recomiendo llegar hasta allí a través de Victoria Street, para los amantes de la saga Harry Potter, se dice que J.K.Rowling se inspiró en esta calle para dar vida al Callejón Diagon. Desde la esquina de la plaza más cercana al castillo se pueden tomar unas fotos muy buenas. Desde Grassmarket tomamos unas escaleras que nos llevaron directamente a la explanada del castillo, que sería nuestra próxima visita. La entrada Cuesta 16,5£ y se recomienda sacarla a través de internet para evitar las colas. En nuestro caso se incluía en el Explorer Pass que comenzaríamos a usar hoy mismo y que da acceso a diferentes monumentos a lo largo de Escocia.

Blackfriars Bobby, Edimburgo
Tras la visita al castillo nos queda explorar los últimos tramos de la Royal Mile, concretamente los de Castlehill y Lawnmarket. Podéis encontrar muchos lugares con encanto en los alrededores, os destaco Ramsay Lane o Riddle’s Close. Para terminar el día, bajamos hasta el Cementerio de Greyfriars, famoso por la estatua del perro Bobby que se puede ver en su exterior. De nuevo, llamada a los amantes de Harry Potter, en este cementerio se puede encontrar la tumba de Thomas Riddell, de la que J.K.Rowling pudo tomar inspiración para dar nombre al villano Voldemort. Enfrente del cementerio se encuentra el Museo Nacional de Escocia, de acceso gratuito y en cuyo interior se encuentra la Oveja Dolly, por desgracia no pudimos visitarlo porque cerraba bastante pronto.

No hay comentarios on " Edimburgo: Calton Hill, Royal Mile y Blackfriars "

Escribe tu mensaje