Visitar Praga en tres días

Visitar Praga en tres días
Praga es una ciudad fantástica, en ella se puede disfrutar tanto de una amplia gama de atracciones turísticas así como de una gran cultura de fiesta y clubes. En esta, mi segunda visita a la capital checa, la idea era conocer todos los rincones culturales de la ciudad y aprovechar para disfrutar de Praga en Navidad, el ambiente navideño puede respirarse en cualquier rincón gracias a los conciertos de villancicos, los numerosos puestos de comida y las luces que inundan la ciudad. Tres días son más que suficientes para explorar la ciudad con tranquilidad, incluso nos permitirá realizar alguna excursión por los alrededores. A continuación os recomiendo un planning para vuestra estancia de tres días o fin de semana.

DÍA 1: BARRIO JUDÍO Y CIUDAD VIEJA

Para aprovechar vuestras vacaciones al máximo os recomiendo coger un vuelo que salga pronto de España, en nuestro caso salimos a las 6:25 y sobre las 12:00 ya estábamos en nuestro apartamento en el centro de Praga. La mejor forma (y más barata) para llegar desde el aeropuerto es comprar un billete sencillo de 32CZK, que tiene validez durante 90 minutos, y coger el autobús 119 hasta la estación de metro de Dejvická. Este primer traslado dura unos 20 minutos, por tanto desde aquí podemos aprovechar el mismo billete para coger el metro hasta la estación de Staromestská, o cualquier otra del centro de Praga. En esta ocasión me alojé en los Apartamentos Pushkin, muy bien situados y a muy buena relación calidad/precio, además os harán un descuento interesante en un restaurante que tienen en la misma calle.

Visitar barrio judío de Josefov en Praga
Una vez asentados aprovechamos para comer algún snack rápido y visitar el Barrio Judío de Josefov. Se puede comprar la entrada que da acceso a todas sinagogas y al cementerio judío en cualquiera de los puntos del recorrido, cuando viajamos a finales de 2014 valía 300CZK. Las sinagogas abren hasta las 16:30 y cierran los sábados, tenedlo en cuenta a la hora de planificar un fin de semana en Praga. Después de comer podéis bajar hasta la Plaza de la Ciudad Vieja, donde se encuentran el Reloj Astronómico, la Iglesia de Tyn o el Ayuntamiento. En Diciembre en esta plaza encontraréis un gran mercadillo de Navidad donde degustar todas las especialidades navideñas de la capital mientras disfrutáis de conciertos de villancicos. Desde allí subiremos por la calle Celetná para llegar a la Torre de la Pólvora, justo al lado se encuentra la Casa Municipal. El resto de la tarde lo dedicamos a realizar algunas compras, pasear por las calles del centro y disfrutar de magníficas cervezas. Si os estáis alojando en apartamentos y queréis comprar algo de comida os recomiendo visitar el centro comercial Tesco ubicado muy cerca del centro, concretamente aquí.

DÍA 2: TEREZIN Y PLAZA WENCESLAO

Visitar Terezin desde Praga
En mi anterior visita a Praga me quedó claro que la ciudad puede visitarse fácilmente en un fin de semana, por tanto nos planificamos una pequeña excursión para ver los alrededores. Nos debatíamos entre dos opciones, Karlovy Vary y Terezin, pero al final nos decidimos por el segundo porque estaba más cerca y era más fácil llegar en transporte público. Terezin fue un ghetto judío durante la Segunda Guerra Mundial y hoy en día pueden visitarse tanto la fortaleza, que se utilizó como campo de concentración, como el resto del pueblo. Para llegar hasta allí la mejor opción es coger el metro hasta la estación de Holesovice y desde la terminal de autobuses de esta estación coger uno con destino Terezin. Podéis consultar los horarios en esta página, se tarda unos 50 minutos en llegar y el billete de ida cuesta 75CZK. Una vez en Terezin, la entrada cuesta 210CZK y permite la entrada a prácticamente todo el complejo, que puede visitarse completamente y sin prisas en unas 3 ó 4 horas. Aunque no habíamos planeado nada más para este día cogimos el autobús de vuelta a las 15:00, así que sobre las 16:00 estábamos de vuelta en Praga, por lo que descansamos una horita en el apartamento y salimos a visitar los puestos navideños de la Plaza Wenceslao.

DÍA 3: PUENTE DE CARLOS Y MALA STRANA

Visitar Praga en Navidad
De los tres días en la capital hoy toca el más ajetreado, al menos en lo que a andar se refiere. Después de desayunar bajamos hasta el Puente de Carlos, uno de los puntos más emblemáticos de la ciudad, para atravesarlo y llegar hasta Mala Strana. Subiendo por cualquiera de las callejuelas de este barrio llegaremos hasta el Castillo de Praga. La entrada al recinto es gratuita, pero dentro se pueden visitar diferentes estancias que son de pago, entre ellas destacan el Callejón del Oro, la casa de Kafka y la Catedral de San Vito. Nosotros coincidimos en Navidad y día festivo y en algunas partes del Castillo apenas se podía caminar. Toca volver a bajar del castillo y reponer fuerzas con unos Trdelnik para ir a la iglesia de San Nicolas. Casualmente, ese mismo día se celebraba en Praga el día de San Nicolas, que marca el inicio de la Navidad para los checos. Se puede ver por las calles a San Nicolas, vestido de ángel, y al Diablo preguntando a los niños si han sido buenos durante el año para darles golosinas o meterlos en el saco del diablo. Después de comer por la zona y pasear por algunas calles emblemáticas como Nerudova, Janský Vršek o Tržište, subimos hasta lo alto del Monte Petrin para disfrutar de las vistas mientras aún era de día. Para terminar volvimos al centro atravesando el Puente de la Legión (Legii Most) para llegar hasta la Plaza Wenceslao y terminar el día paseando por los lugares que más nos habían gustado de Praga.

No hay comentarios on " Visitar Praga en tres días "

Escribe tu mensaje