Silicon Valley y Stanford

Silicon Valley, Apple, 1 Infinite Loop
Después de disfrutar de los maravillosos parajes de Yosemite, tenemos por delante un día reservado especialmente para geeks. Algunos de los diarios que leímos incluían esta visita pero la gran mayoría de los viajeros decide pasar de largo por esta pequeña región de California que, de una forma u otra, controla totalmente sus vidas. Para mi novia y para mí, como "teleco" e informático que somos, Silicon Valley (Valle del Silicio, que no de la silicona) era una parada obligada. Tuvimos que exprimir mucho el día, pues lo que se planteaba como una visita rápida se hizo bastante largo.

Silicon Valley, GooglePlex Tras comer algo en Oakhurst, un desayuno bastante pobre para dar el colofón al desastroso hotel, pusimos rumbo a Cupertino, en lo que sería también nuestro último traslado largo en coche, unas tres horas. En Cupertino, concretamente en el 1 de Infinite Loop, se encuentra la sede principal del gigante Apple. Aunque no se puede visitar el interior, si se puede pasear por sus aledaños y, si queremos, comprar algún recuerdo en la tienda oficial, donde el 90% de los productos que venden no son hardware: camisetas, tazas, lápices... Para visitarlo aparcamos junto al restaurante Outback, el preferido de Steve Wozniak, justo al lado se encuentra el Bagel Street Café, donde Steve Jobs decía que se hacían los mejores bocadillos que había probado. Desde aquí, a escasos 10 minutos, en el 2066 Crist Dr, se encuentra el famoso garaje donde Steve Jobs creo la compañía, su actual dueño es bastante reacio a las fotos y los turistas. Por falta de tiempo nos tuvimos que dejar un par de visitas más en el camino, se trataba del Museo de Intel (acceso gratuito) y las oficinas centrales de Cisco, en el 170 Tasman Dr. Pusimos entonces rumbo a Mountain View para visitar Googleplex, la sede central de Google, muy cerca se encuentra el Computing History Museum, en el 1401 North Shoreline Boulevard, pero también se quedó en el tintero. En Google lo más típico es fotografiarse en el jardín donde hay estatuas representando todas sus versiones de software y hacer uso de las bicicletas gratuitas para atravesar el campus. Si conocéis a alguien allí se pueden visitar las instalaciones y además acceder a la tienda, que no es de acceso libre como la de Apple.

Universidad de Stanford, Palo Alto Desde aquí pondremos rumbo al corazón de Silicon Valley, Palo Alto. Otro lugar se nos queda en la manga es el mítico PARC, en el 3333 Coyote Hill Road, de donde han salido tantos y tantos avances que utilizamos hoy día como el sistema de ventanas o las redes LAN. En la zona es obligado visitar la Universidad de Stanford, yo personalmente me quedé maravillado por encanto que tiene y la paz y la armonía que se respiraban allí. Cerca del estadio hay una tienda donde se puede comprar diverso merchandishing de la universidad. En los alrededores se puede visitar también el Palo Alto Park, donde se encuentro el famoso árbol que da nombre a la zona y el garaje de HP, donde nació Silicon Valley, que se encuentra en el 367 Addison Avenue. Justo al lado de Stanford hay un gran centro comercial donde aprovechamos para comer algo de "fast food". Nuestra visita finalizaba en Menlo Park con las oficinas de Facebook, en el 1601 Willow Road, pero eran las 17:30 y teníamos que estar a las 19:00 en San Francisco devolviendo el coche, así que otra foto que perdimos. Si queréis visitar la zona os recomiendo planificarlo bien, existen multitud de empresas y oficinas, algunas de las cuales ofrecen visitas por sus instalaciones, en cada esquina reconoceréis un logotipo que seguramente esté presente entre las aplicaciones instaladas en vuestro teléfono o PC.

Silicon Valley, Facebook HQ A pesar de la cercanía, la entrada a San Francisco se nos complicó bastante con un atasco de unos 40 minutos. Nuestra oficina de devolución se encontraba en el 340 O'Farrell St, y lamentablemente llegamos 5 minutos tarde y nos encontramos la oficina cerrada. Los coches de Alamo se dejaban en la tercera planta del mismo edificio y se encontraba cerrada. Así que para ahorrarnos el parking lo dejamos en la quinta, que era de acceso público, y a la mañana siguiente lo bajamos a la correspondiente, lo que no evitaría pagar un día extra. Desde aquí, a 10 minutos andando, se encontraba el Hotel Mayflower, donde nos alojaríamos durante los tres próximos días. El precio es correcto para tratarse de San Francisco y la zona está bien, basta con no pasar ciertos límites a altas horas de la noche, como puede ser el barrio de Tenderloin. La atención fue muy correcta, las habitaciones estaban limpias y el desayuno muy bueno.

4 comentarios on " Silicon Valley y Stanford "

  1. Hola,. te hago una preguntita.. leyendo tu experiencia vi que dijiste que faltaba un dia en las vegas para descansar disfrutar hotel y demas... Mi pregunta es... si sacas este dia de silicon Valley y sumas uno a las Vegas?.. vale la pena la visita aqui?.. o vale mas la pena las vegas..

    ResponderEliminar
  2. Hola María,

    Yo trabajo en el mundo de las telecomunicaciones y para mi era una visita imprescindible, he visto muchos viajeros que no pasan por Silicon Valley. Si no tiene demasiado interés para ti, cambiarlo por un día en Las Vegas sería fantástico, como dices yo me quedé con ganas de más.

    Un saludo,
    David.

    ResponderEliminar
  3. Gracias.. Si lei que los 2 era unos Geek... jaja.. cosa que nosotros (con mi marido no somos)... me tiro mas por un espectaculo en Las Vegas o perder plata en los fichines.

    ResponderEliminar
  4. Muy buena decisión, Las Vegas no te va a defraudar ;).

    Un saludo,
    David.

    ResponderEliminar