Llegada a Los Angeles

Llegada a los Angeles y alquiler de coche con Alamo
Son las 7:00 en el rebautizado aeropuerto de Madrid Barajas y estamos a punto de coger un vuelo de US Airways con destino a la Costa Oeste de Estados Unidos, comienzan nuestras vacaciones!. Tras los controles rutinarios a las 9:30 nuestro avión sale con destino a Charlotte, donde aterrizaremos a las 12:55 para cambiar de vuelo. Las ganas hacen que las 4 horas de escala se pasen rapidísimo y a las 16:40 estamos embarcando con destino a Los Angeles, donde aterrizaremos sobre las 19:00.

Alquiler de coche con Alamo en LAX En un principio, estuvimos sopesando la posibilidad de visitar Los Angeles en transporte público, sin embargo nos salía a cuenta coger el coche de alquiler dos días más y así no depender del transporte en esta ciudad, donde las distancias son enormes. Para recoger el coche, sea cual sea la compañía, debemos coger un autobús gratuito que sale de la misma terminal y nos llevará a la empresa correspondiente. Se coge justo al salir de la terminal y en la parada pone algo como "Car Rental Shuttle", no tiene pérdida. En nuestro caso alquilamos con Alamo a través de AutoEurope, por tanto nos dirigimos a sus oficinas. Tras unos 20 minutos de cola llegamos al mostrador con nuestra reserva. Nos intentaron vender un seguro de carretera extendido, uno de vandalismo e intentar que cogiéramos un coche de una gama superior. Tras rechazarlo todo sólo tuvimos que concretar si queríamos el tanque Lleno-Lleno o Lleno-Vacio, no tuvimos que hacer ningún pago adicional. Nos imprimieron una factura de Alamo y nos dijeron que fuéramos al parking y eligiésemos el coche que más nos gustara dentro de nuestra categoría, así que salimos y después de echar un ojo a varios nos decidimos por un Jeep Compass (SUV). Aprovechando, le pedimos a una chica que trabajaba allí que nos diera una breve explicación de cómo funcionaba el cambio automático y pusimos rumbo al hotel.

Conducir por Los Angeles A mí personalmente no me pareció tan caótico como había leído conducir en Los Angeles, tampoco en la Costa Oeste en general. Los conductores son bastante respetuosos y las carreteras amplias y bien señalizadas, con un buen GPS Offline no deberéis tener problemas. Teníamos que cruzar parte de la ciudad hasta West Hollywood, y fue una perfecta toma de contacto para acostumbrarnos al cambio automático y los semáforos, que al revés que es España están después de los cruces, y no antes. En algo más de media hora habíamos llegado al Hollywood City Inn, que disponía de parking privado donde aparcamos sin problema. El hotel me gustó bastante, algo caro en relación calidad/precio pero esto pasa en general en todos los establecimientos de Los Angeles. Las habitaciones son especiosas y están muy limpias, y además el recinto dispone de piscina. Por las mañanas se sirve un desayuno en la recepción que podemos tomar en la piscina o la habitación, no es demasiado abundante pero suficiente para empezar el día.

No hay comentarios on " Llegada a Los Angeles "

Escribe tu mensaje