Cálico, Oatman, Williams y la Ruta 66

Cálico, Oatman, Williams y la Ruta 66
Después de haber visitado Hollywood y las playas de Los Angeles, hoy toca decir adiós a esta ciudad que, aunque con su encanto, no nos ha dejado maravillados. Toca hacer la maleta y prepararnos para la primera paliza por carretera que nos llevará hasta Williams, en Arizona, y en el trayecto visitaremos el pueblo fantasma de Cálico y algunos pueblos de la histórica Ruta 66 que atraviesa el país.

Pueblo Fantasma de Cálico Teníamos planificado salir a las 8:30 del hotel, pero lo hicimos un poco antes porque queríamos pasar por el Staples Center, que no pudimos ver el día antes por la celebración de los LA Kings. Hicimos un par de fotos de rigor y pusimos rumbo a Cálico. Si no lo habéis hecho, os recomiendo que paréis en el Walmart a hacer acopio de algunas provisiones, especialmente os recomiendo comprar una nevera. Cogimos algo de tráfico al salir de Los Angeles pero en general la fluidez de las carreteras fue muy buena. A las 11:00 llegamos a Cálico tras un pequeño problema con el GPS, si el vuestro no os lo encuentra como PDI podéis marcar como destino "Ghost Town Road" y cuando estéis a pocos kilómetros veréis indicaciones. No lo recuerdo exactamente pero la entrada nos costó unos 8$ y en algo menos de una hora se puede realizar la visita completa. Para cuando queríamos salir eran las 12:00 así que aprovechamos para tomar un tentempié en el Peggy Sue 50’s Dinner, un mítico en la ruta. Llegar no tiene pérdida, veréis un montón de carteles por todos sitios y pilla de paso para incorporarse de nuevo a la carretera. Las tartas caseras son una delicia, yo me comí una de plátano espectacular.

El pueblo de los burros, Oatman, Arizona Sobre las 12:30 salimos con destino Oatman, que no estaba en la mayoría de las rutas que vimos antes de viajar pero nos parecía curioso. Tuvimos la mala suerte que la carretera que conectaba con la autopista 40 estaba en obras y tuvimos que deshacer el camino hasta Barstow para poder cogerla. Unas dos horas y media después estábamos cogiendo por primera vez la Ruta 66 pasado Needles, a escasos kilómetros de Oatman. Esta parte de la ruta está poco cuidada, hay partes con el asfalto en mal estado pero nada que no pudiéramos superar con nuestro SUV. Oatman es un pueblo famoso porque por sus calles deambulan burros salvajes que fueron abandonados después de la fiebre del oro, al que sólo podremos acceder desde la Ruta 66. Desde aquí, tras una hora de camino por una carretera bastante regular llegamos hasta Kingman. Aunque recomendaban el Mr D’z estábamos saboreando aún la comida del Peggy Sue, así que hicimos algunas fotos a la locomotora Santa Fe y seguimos con nuestro camino.

Seligman y Williams en la Ruta 66 Desde Kingman volvimos a coger la Ruta 66, este tramo está en perfecto estado, para llegar hasta Seligman, parando durante el trayecto en la Hackberry Gas Station y atravesando Peach Springs, o "Radiador Springs" para los que hayáis visto la película Cars. Llegamos a Seligman sobre las 18:30 y nos quedamos atónitos de comprobar que el 80% de las tiendas del pueblo estaban ya cerradas, aún sido un paso turístico en a Ruta 66. Tras Seligman, nuestro destino era Williams, la última para del día a escasos 45 minutos. Nos alojamos en el Highlander Motel, correcto y con un buen precio. Además, aunque no tenía desayuno, en la recepción nos ofrecieron botellas de agua y zumos si queríamos disponer de ellos. Williams nos gustó mucho, el pueblo tiene un gran encanto y está totalmente orientado al turista y a la Ruta 66. Hay multitud de sitios para cenar, nosotros nos decidimos por el Station 66 Italian Bistro y no fue una maravilla.

No hay comentarios on " Cálico, Oatman, Williams y la Ruta 66 "

Escribe tu mensaje