Palacio Topkapi y la ruta de las mezquitas

El día empieza en el Palacio Topkapi, al que llegamos en unos minutos andando desde el hotel. La entrada al palacio cuesta 25LT, además si se quiere visitar el Harem esta entrada cuesta otras 15LT, como hemos comentado antes quizás os pueda salir a cuenta comprar el Museum Pass. Esta visita puede llevar fácilmente de dos a tres horas, y a mí personalmente no me pareció tan espectacular como esperaba. A la salida se puede pasear y tomar un descanso en el Parque Gülhane. Tras el descanso nos fuimos a visitar la Cisterna de Yerebatan o Basílica Cisterna (10LT), que realmente teníamos planeada para la mañana anterior pero se nos olvidó. A mi personalmente me gustó bastante y me pareció un lugar diferente, por tanto lo recomiendo como una visita indispensable en Estambul. No está incluida si hemos comprado el Museum Pass, así que no la tengáis en cuenta para ver si os compensa comprarlo. Con esto prácticamente se nos había acabado la mañana así que disfrutamos de otra deliciosa comida turca y nos fuimos a descansar al hotel.

Por la tarde callejeamos desde el hotel para llegar hasta el Bazar las Especias o Bazar Egipcio, que estaba muy animado. Aunque en el predominan un poco más los alimentos la dinámica de venta es parecida al Gran Bazar. A su salida te tropiezas con la imponente Mezquita Nueva (Yeni Capi), cuya entrada es gratuita y es unas de las más características de la ribera del Cuerno de Oro. Desde aquí nos fuimos a visitar la mezquita Rustem Pasa, que me gustó bastante por el ambiente que la rodea, calles llenas tiendecillas y mercadillos que la dan un gran misticismo, parece estar escondida.

Para terminar el día nos propusimos un paseo por la parte europea que aún no habíamos visitado. Dependiendo del número de mezquitas que llevéis a las espaldas pueden seleccionarse unos a otras para visitar, yo os cuento el itinerario para que os hagáis a la idea de lo que se puede ver. Atravesando calles plagadas de mercadillos y tiendas llegamos hasta la mezquita de Süleymaniye (Soliman), de entrada gratuita. A sus pies podéis encontrar el Hamam o baño turco más famoso de la ciudad de acceso mixto, aunque no lo visitamos algunos compañeros nos han dicho que el servicio y el trato son magníficos. Desde aquí se puede poner rumbo a Beyazit donde podemos visitar el complejo de la universidad y la torre y la mezquita de Beyazit. Para terminar y volver al Cuerno de Oro podemos caminar hasta la mezquita Sehzade y atravesar el acueducto de Valens. A nuestra izquierda quedará la iglesia del Pantócrator, que puede ser la última visita del día.

En nuestro caso este día frenético terminó con un paseo con el Cuerno de Oro y una fantástica cena turca, cuyos platos lamentablemente no apunté, en los alrededores del Palacio Topkapi. Mañana es nuestro último día en Estambul y tenemos que aprovecharlo.

No hay comentarios on " Palacio Topkapi y la ruta de las mezquitas "

Escribe tu mensaje