Antalya, Çirali, las quimeras y Olympos

Después pasar de nuevo la noche en el autobús llegamos a Antalya, viajamos con la compañía Metro Turizm y todo fue perfecto una vez más. Tuvimos algún problema con la agencia de alquiler de coches pero optamos por no tomarlo demasiado a pecho para no cargarnos las vacaciones. Conducir por Antalya fue un poco caótico, veníamos de conducir en Capadocia pero no lo habíamos hecho en una gran ciudad, el cambio es tremendo. En esta etapa del viaje nos esperaban jornadas un poco más tranquilas, y para empezar pusimos rumbo a la Playa de Lara. Compramos algunas provisiones y nos tiramos en la playa a descansar, nos lo merecíamos. Si queréis disfrutar de las playas de Antalya, podéis hacerlo en Lara o en Konyaalti, que son las principales de la ciudad. Nosotros elegimos Lara porque queríamos ver las cascadas de Karpuzkaldiran y porque nos parecía más accesible desde el casco antiguo de la ciudad.

Después de pasar un rato al sol y darnos unos baños nos dirigimos al centro de Antalya. Dejamos el coche en un parking al lado del estadio de fútbol e iniciamos nuestro paseo, que incluía entre otras cosas la Puerta de Adriano, la Torre del Reloj y algunos minaretes y mezquitas. Recomiendo perderse por sus callejuelas y sus pequeños mercados y también visitar el puerto. El casco antiguo nos gustó tanto que aprovechamos para comer antes de salir hacia nuestro siguiente destino. Si tenéis tiempo esta región tiene muchos atractivos turísticos, nosotros queríamos pasar una noche pero no nos fue posible. Desde Antalya puede merecer la pena visitar Perge, Side, Aspendos o Termessos, por citar algunos lugares interesantes.

Nosotros decidimos seguir hacia el sur, que también alberga muchos lugares que merece la pena visitar, pero cuando planificas un viaje lamentablemente no se puede abarcar todo. Si vuestros planning lo permiten podéis echar un ojo a Kemer o Tekirova por ejemplo. Nuestra siguiente parada era Çirali, un pueblo formado por casitas de campo y pensiones, al más puro estilo camping. Es muy tranquilo y tiene una playa enorme (y muy fría), famosa por ser uno de los lugares elegidos por las tortugas caretta caretta para anidar. Paseando hasta el final de la playa se puede llegar hasta el antiguo asentamiento de Olympos, al que después de las 7 de la tarde se puede acceder sin necesidad de pagar entrada. Si queréis algo menos tranquilo y con más ambiente de fiesta en Olympos también hay un pequeño pueblo con mucha gente joven.

En Çirali podemos encontrar un fenómeno geológico muy peculiar, conocido como Las Quimeras. Son unos fuegos que emanan directamente de las rocas y no se apagan nunca debido a las características de la montaña. Se ofrecen visitas organizadas por las noches, aunque hay mucha gente que lo visita por su cuenta. Podemos dejar el coche a dos kilómetros y luego subir andando, sin embargo nosotros lo visitamos de día así que no se deciros como está señalizado por la noche, porque el camino se subida no está precisamente cuidado. Si vais por el día tendréis que pagar una entrada, que creo recordar estaba alrededor de las 3LT.

No hay comentarios on " Antalya, Çirali, las quimeras y Olympos "

Escribe tu mensaje