Volar a Tokyo con Aeroflot

Volar a Tokyo con Aeroflot
Hace unos meses, cuando empecé la planificación de mi viaje a Japón, compré los billetes con Aeroflot por ser la compañía que mejor precio nos ofrecía y más se ajustaba a las fechas que teníamos pensadas para viajar. En nuestro caso entramos y salimos en Japón por Tokyo, pero si podéis permitíroslo os recomiendo entrar por Tokyo y salir por Osaka o viceversa, quizá sea ligeramente más caro pero os evita tener que volver a Tokyo y permite ajustar las visitas mucho mejor. Había leído algunas malas críticas de la compañía rusa y después de haber viajado con ellos puedo decir que mi experiencia no ha sido perfecta pero tampoco demasiado mala.


En lo que a la puntualidad se refiere el vuelo de ida fue perfecto. Llegamos al aeropuerto de Narita en Tokyo a las 10:20 (hora local) según lo planificado, mi idea era llegar pronto y así provechar el día del vuelo. La escala en Moscú fue de algo menos de dos horas y aunque teníamos que cambiar desde la terminal E a la D no nos llevó más que 15 minutos encontrar la puerta de salida, además como la compañía se hace cargo de las maletas hasta el destino no hay que preocuparse de ellas hasta Tokyo. Con el vuelo de vuelta si tuvimos algún pequeño problema ya que estaba cayendo una tromba de agua tremenda en Narita y salimos con algo más de una hora de retraso. La escala en Moscú era más justa y estuvimos bastante desinformados en todo momento acerca de si íbamos a poder llegar a tiempo a cogerla, de hecho tanto el personal de cabina como los empleados de aeropuerto nos instaban a correr como locos para no perderlo. Después de una tremenda carrera de obstáculos por el aeropuerto de Moscú para cambiar de terminal y llegar a la nueva puerta exhaustos nos dijeron que el vuelo iba con retraso para ajustarse al anterior, en fin, un poco caos pero todo tuvo final feliz.

Otro factor que quiero resaltar es el de la comida, personalmente me pareció adecuada y abundante, ya que nos ofrecieron tres diferentes en los vuelos entre Moscú y Narita y una en el vuelo corto entre Madrid y Moscú, en todas ellas se da a elegir entre carne y pescado y suelen incluir una ensalada o algo de sushi y un postre. Si sois especiales a la hora de comer, al realizar la reserva podéis marcar que os sirvan comida para niños, que en nuestro caso fueron macarrones, pizza, hamburguesas y cosas por el estilo. Aunque las azafatas se quedaban un poco perplejas no había problemas para recibir tu cajita tipo "Happy Meal".

En cuanto a los aviones, no recuerdo concretamente los modelos en los que volamos pero podéis consultar la flota de aviones de Aeroflot en su página web. Todos ellos me parecieron muy cómodos aunque la temperatura quizá era un poco baja, os recomendaría echaros una chaqueta para complementar la manta que ofrece Aeroflot. En los vuelos largos cada asiento disponía de una TV donde poder ver películas (en ruso e inglés), vídeos musicales o documentales y jugar a diversos juegos con otros usuarios del avión.

Puedo concluir que quitando el incidente con la desinformación en el vuelo de vuelta mi experiencia ha sido adecuada y volvería a elegir la compañía rusa si no encontrara otra opción en un rango de precio similar.

No hay comentarios on " Volar a Tokyo con Aeroflot "

Escribe tu mensaje