Tokyo: Yanaka, Ueno, Akihabara y Asakusa

Cementerio de Yanaka en Tokyo
Es nuestro tercer día en Tokyo y ya parecemos un par de japoneses más. Ayer visitamos Tsukiji, Ginza, Roppongi y Odaiba y hoy nos toca explorar Yanaka, Ueno, Akihabara y Asakusa. Después de calcular los traslados con Hyperdia hemos decidido hacer uso del saldo que aún nos queda en la Suica ya que no nos sale a cuenta comprar ningún bono. Tomamos la línea Yamanote en Shinjuku para ir hasta Nippori, desde donde accederemos al cementerio de Yanaka, la primera parada del día.

El cementerio es un remanso de paz donde disfrutamos de varios templos muy bonitos, nosotros fuimos en verano pero con los cerezos en flor debe ser mucho más llamativo. El recorrido comienza con la visita al templo Tennoji, sin duda el mejor de la zona. Desde allí decidimos bajar por la avenida principal del cementerio desviándonos de vez en cuando por  sus múltiples senderos para apreciarlo mucho más a fondo. Desde el final de la avenida podemos continuar al sur hacia el parque Ueno, sin embargo os recomiendo darle otra vuelta a la zona porque tiene mucho que ver. No recuerdo el nombre de la calle que tomamos pero toda recta llevaría hasta la estación de Sendagi, en la travesía nos encontraremos muchos templos interesantes: Kanchiin, Zenshoan, Tenryuin, Daienji… Nosotros decidimos bajar hasta Yomise Dori y desde aquí volver a subir hasta Yanaka Ginza, una calle tradicional que es famosa por tener un montón de tiendas, sobre todo con gran cantidad de dulces.

Parque Ueno en Tokyo
Ahora si habíamos terminado con Yanaka así que volvimos a bajar hacia el Parque Ueno. Mientras caminamos hacia él encontraremos algunos templos, de entre ellos podemos destacar el Kaneiji. El Parque Ueno tiene un gran número de lugares interesantes para visitar, yo destacaría el santuario Toshogu, que estaba cerrado por obras cuando nosotros viajamos, su pagoda de cinco pisos, el santuario Kiyomizu Kannondo, el santuario Gojo y la estatua de Takamori Saigo, si os gustan los animales aquí encontraréis el zoo de la ciudad, famoso especialmente por sus pandas. Aunque no he comentado nada acerca de los museos, en el parque Ueno se encuentran algunos de los más representativos de la ciudad. Como nos había dado la hora de comer aprovechamos para degustar un delicioso ramen al pie del estanque Shinobazu. Después, previo paso por el santuario Bentendo nos perdimos por las callejuelas del mercado de Ameyoko.

Barrio de Akihabara en Tokyo
Aunque teníamos planeado dar un paseo hasta Akihabara finalmente cogimos el metro desde Ueno, hacía un calor de justicia. Akiba, como lo llaman los japoneses, es el barrio friki por excelencia de Tokyo, y para muchos uno de los posibles descartes si no se dispone de mucho tiempo, pero si os gustan la electrónica, el manga o los videojuegos seguramente encontréis un montón de tiendas en las que perderos: Softmap, Laox, Akky, Super Potatoe, Mandarake... Aprovechando esta concentración de tiendas es posible que en algunos almacenes encontremos precios algo superiores a cualquier otro sitio de Tokyo, pero si sabemos buscar por sus callejuelas podemos encontrar verdaderas joyas. Son visita obligada los edificios UDX y Akihabara Dai. Una vez que nos cansamos de Akihabara a través de las líneas Hibiya y Oedo pusimos rumbo a Asakusa.

Barrio de Asakusa en Tokyo
Asakusa es una visita obligada en Tokyo, no recomiendo sacarla del planning bajo ningún concepto. Nada más salir del metro nos posicionamos en la puerta Kaminarimon, uno de los símbolos de Asakusa, para después luchar con el tumulto intentando atravesar la calle Nakamise, allí encontraréis un gran número de tiendas de souvenirs, no os apresuréis a comprar muchas cosas ya que podréis encontrar los mismos artículos bastante más baratos en cualquier otro sitio. También os recomiendo explorar la galería de la calle Shin-Nakamise, donde encontraréis algo menos de aglomeración. Al final de Nakamise nos encontramos la puerta Hozomon, a su izquierda el templo Dempoin, la pagoda de cinco pisos y el gran Sensoji, que no se reduce al propio templo, ya que en sus inmediaciones hay varios pabellones que podéis visitar. También es famoso el caldero de incienso que encontrareis aquí, donde cientos de japoneses y también turistas se arremolinan para impregnarse de los vapores que emanan de él.

Como íbamos a estar en Japón la última semana de Julio, preparamos el planning de manera que pudiéramos disfrutar del Hanabi Taikai en Tokyo. En esta festividad se prepara un gran espectáculo de fuegos artificiales en el río Sumida a la altura de Asakusa y se cuentan por centenas miles a los asistentes. Con tal tumulto debe ser difícil ver los fuegos en primera línea y la gente elige las inmediaciones del Sensoji para poner su manta en el suelo y disfrutar del evento mientras comen algo de los diversos puestos que allí se instalan. El ambiente es digno de ver ya que muchos japoneses aprovechan para ponerse sus mejores galas, no es raro ver hasta las propias mascotas ataviadas con preciosos kimonos. La única nota negativa del espectáculo fue el momento de salir de allí, todas las entradas al metro se habían cerrado por el evento y varios controles policiales cortaban las principales calles de la zona, por lo que tuvimos que caminar hasta la estación Tawaramachi y hacer frente a la aglomeración para conseguir coger un tren, fue francamente agobiante.

No hay comentarios on " Tokyo: Yanaka, Ueno, Akihabara y Asakusa "

Escribe tu mensaje