Tokyo: Palacio, Harajuku, Omotesando y Shibuya

Santuario Yasukuni Tokyo
Desde que llegamos a Tokyo hace tres días hay que decir que nuestro ritmo ha sido frenético para intentar sacarle el máximo partido al viaje. Ya hemos visitado Shinjuku, Tsukiji, Ginza, Roppongi, Odaiba, Yanaka, Ueno, Akihabara y Asakusa. Hoy es domingo, y hemos reservado este día para disfrutar de un planning un poco más tranquilo y aprovechar para realizar algunas compras.

El domingo en Tokyo para los visitantes creo que está más que reservado para visitar el parque Yoyogi. Para aprovechar un poco más la mañana nos levantamos pronto y fuimos hasta la estación de Ichigaya desde donde visitamos el santuario Yasukuni, no lo teníamos planeado en un principio y la verdad es que me encantó, para mí uno de los mejores de la capital. Dejando atrás este santuario llegamos al Parque Kitanomaru, allí se encuentra el Nippon Budokan, un pabellón de artes marciales donde estaban realizando una competición de kendo para niños de varias edades, justo en la puerta del pabellón pudimos ver como entrenaban. Atravesando el parque se llega hasta la puerta Kitahanebashi que da entrada al Jardín Oriental del Palacio Imperial. En los jardines se puede disfrutar de diferentes estancias y miradores, aunque echamos de menos alguna buena sombra. Para salir de los jardines podéis utilizar la puerta Otemon, que en otro tiempo fue la entrada principal del palacio. Con esto ya casi hemos acabado la visita, sólo queda bajar hasta el puente Nijubashi, una de las panorámicas más famosas de la capital.

Parque Yoyogi
Ahora que hemos hecho boca toca coger el metro para ir a disfrutar del plato fuerte del día. Tomamos la línea Chiyoda desde Nijubashimae hasta Meiji-jingumae para llegar al Parque Yoyogi, que los domingos se convierte en el lugar de reunión para rockabillys y cosplayers, recomiendo no llegar demasiado tarde para poder verlos en todo su esplendor. En el parque además se encuentra otro de los grandes santuarios de la ciudad, el Meiji Jingu, otro indispensable que no puede dejarse de visitar, sus enormes toriis de madera son una pasada.

Takeshita Dori
Con esto nos dio la hora de comer, una forma perfecta de hacerlo puede ser un caja bento en el parque, aunque si no os parece buena opción en los alrededores hay multitud de bares y locales de comida rápida. Después de comer nos dirigimos al santuario Togo, que tiene un estanque con muchas carpas de colores y tortugas, la verdad es que me pareció muy acogedor. Tras visitarlo nos perdimos por la calle Takeshita Dori para volver a Harajuku, cuya estación fue una de las que más me gusto de Japón. Continuamos con las compras paseando por Omotesando, esta gran avenida alberga tiendas de todo tipo en ambas aceras, suele ser muy comentada la tienda de souvenirs Oriental Bazaar, a mi me defraudo un poco porque no tiene demasiadas cosas, aunque en cuanto a precios algunos artículos no están mal comprándolos con otras tiendas de Tokyo.

Shibuya Tokyo
Una vez más volvemos hacia la esquina de Harajuku para bajar hacia Shibuya paseando entre el los estadios olímpicos y los estudios de la cadena NHK. Tomamos la calle Koen Dori para bajar hacia el famoso cruce de Shibuya dejando de lado grandes almacenes y otro Apple Store. En este punto quiero hacer un inciso para frikis, en la planta 7 del edificio Parco 1 hay un restaurante abierto recientemente ambientado en el famoso juego Resident Evil, Biohazard Cafe and Grill, nos acercamos por curiosidad y además de tener unos menús bastante caros nos fue difícil comunicarnos con la chica de la entrada ya que no entendía ni una palabra de inglés. Tras esto la siguiente parada fue el famoso cruce, que como a muchos nos defraudo, nos lo esperábamos mucho más grande. Como buenos turistas subimos a la segunda planta del Starbucks e hicimos un alto en el camino mientras tirábamos unas cuentas fotos y veíamos a cientos de personas pasar por el cruce. No faltó tampoco la foto con la estatua de Hachiko, el famoso punto de reunión al pie de la estación de Shibuya. Por lo demás Shibuya es otra zona eminentemente comercial, se puede pasear por sus iluminadas calles, a nosotros nos gustó especialmente la zona del Center Gai.

En este punto el día ya se había acabado para nosotros, sin embargo si queréis explorar algún barrio cercano a Shibuya hay mucha gente que suele recomendar darse una vuelta por Ebisu o Daikanyama.

No hay comentarios on " Tokyo: Palacio, Harajuku, Omotesando y Shibuya "

Escribe tu mensaje