Excursión a Nikko y viaje a Kyoto

Después de la primera toma de contacto con la naturaleza en Kamakura, con la que quedamos encantados, tocaba la segunda excursión desde Tokyo, en este caso a Nikko. Creo que todos los días recomiendo lo mismo, pero hoy más que nunca os valdrá la pena madrugar, e intentar evitar los fines de semana para realizar esta visita ya que en ellos se acumula mucha gente y no se disfruta igual. Cuando planificaba el viaje leía muchos comentarios de personas que por falta de tiempo intentaban decantarse entre Nikko y Kamakura, yo personalmente no podría recomendaros una o la otra, ambas son diferentes y dignas de ver si sólo se va a visitar una vez Japón, aunque si tengo que posicionarme diría que los comentarios que he leído suelen decantarse generalmente un poco más a Nikko.

Puente Shinkyo Nikko
A través de los trenes de JR llegamos desde Shinjuku a la estación de Nikko en unas 2 horas y 15 minutos aproximadamente, desde la salida de la estación se puede ver la calle principal que sube hasta la zona de los templos. Hay un autobús que nos puede dejar arriba, pero si se dispone de tiempo el paseo es de solo 1,8km y podremos disfrutar de un montón de tiendas muy originales. El complejo de Nikko se puede visitar con un ticket de 1000 yenes que incluye prácticamente todo y está disponible para comprarlo una vez que lleguemos a la zona de los templos.

Santuarios de Nikko
A continuación os cuento cual fue mi ruta aunque hay infinidad de maneras de recorrer Nikko, no voy a entrar detalladamente a describir cada uno de los templos y santuarios, los citaré y ya os tocará a vosotros investigarlos a fondo. La mejor forma de comenzar puede ser desde el puente Shinkyo, a partir del cual se extiende todo el complejo de templos. Desde aquí subimos hasta el Rinnoji, justo en la puerta de acceso al mismo podéis comprar los tickets. El Rinnoji actualmente está en obras aunque se permite la entrada al mismo, lo único que no disfrutaremos de su fachada. Atravesamos el Rinnoji y a la salida del mismo veremos un gran torii de granito que da paso al Toshogu. En este santuario tenemos uno de las pocas estancias que no entran en el precio del ticket básico, se trata de la visita al Nemuri-Neko, una famosa representación de un gato de madera que parece real, el acceso son 520 yenes extra. Una vez visitado tomamos la salida por el mismo sitio que entramos pero esta vez giramos a la derecha y pronto veremos otro torii, este de bronce, desde donde podremos acceder al santuario Futarasan. Una vez explorado volveremos al torii de bronce para seguir recto hasta el Taiyuin-byo, que a mí personalmente fue el que más me gustó de todo Nikko.

Abismo Ganman-ga-fuchi
Tras visitar este último templo, si volvemos recto por el mismo camino llegaríamos de nuevo al Rinnoji, sin embargo si os gusta andar (y si no también) os recomiendo totalmente pasear hasta el abismo Ganman-ga-fuchi para disfrutar de sus curiosas estatuas Jizo y el paisaje, para ello en vez de seguir recto giramos a la derecha y bajamos por una calle con algunos bares y tiendas, cuando no podáis avanzar más girar la izquierda hasta llegar al rio y veremos que podemos seguir un camino que va paralelo a él en dirección contraria al puente Shinkyo, ese es el camino. Con esto Nikko se puede dar por visitado, aunque se cuenta muy rápido si no nos organizamos bien podemos perdernos durante horas por cada una de las estancias de los templos, la verdad es que es una maravilla. A pesar de visitarlo entre semana nos encontramos un montón de niños con excursiones que se vuelven locos al ver occidentales. Decidimos volver en autobús a la estación no sin antes comprar unos ichigo mochi para el camino, son una delicia.

Monte Fuji desde el Shinkansen
Antes de salir de Tokyo dejamos preparadas las maletas para coger el Shinkansen a Kyoto, nuestra segunda base en Japón. Como ya comenté cuando hablé del Japan Rail Pass no es estrictamente necesario reservar el asiento aunque los japoneses siempre lo recomiendan. En nuestro planning por desgracia no pudimos encajar Hakone y el Monte Fuji pero dependiendo de la hora en que viajéis podréis verlo desde el Shinkansen, para ello deberíais sentaros en la parte derecha del tren (sentido Kyoto) y después de unos 45 minutos desde Tokyo ya lo tendréis en vuestras ventanillas.

Lo más probable es que lleguéis a Kyoto bastante tarde contando con la visita a Nikko, además después de la paliza lo más seguro es que os apetezca descansar. Nosotros llegamos un poco después de las 9 de la noche y nos hospedamos en el Hotel Kyoto Tower, nos decidimos por el principalmente por su precio y por la situación, pensando en realizar excursiones por los alrededores estar cerca de la estación ofrece mucha comodidad. A mi personalmente me gustó mucho el hotel, bastante más que el hotel de Tokyo, el personal era muy atento y la habitación bastante amplia. Además en los alrededores de la estación disponéis de todo tipo de servicios: metro, autobuses, oficina de correos...
  • Más información de Japan-Guide: Nikko

2 comentarios on " Excursión a Nikko y viaje a Kyoto "

  1. Hola!! muchas gracias x la info!! se agardece mucho, ya que compactar Japón en unos días resulta muy muy difícil... por lo que leo, entiendo que fuiste directo de Nikko a Kioto... o tuviste que volver a Tokio a recoger las maletas?? como hiciste con el equipaje?? cuánto puedes tardar en ver Nikko? gracias!!

    ResponderEliminar
  2. Hola Cristina!

    Para el tema de las maletas tienes varias opciones. Nosotros las dejamos en el hotel y pasamos a recogerlas, sin embargo leí que algunos viajeros las dejaban en unas taquillas habilitadas en algunas estaciones de tren para ahorrarse el viaje al hotel y otros incluso hablaban con su hotel para que se las enviaran de Tokyo a Kyoto y así viajar con más tranquilidad.

    En cuanto a la visita a Nikko, una mañana puede ser apurada dependiendo de como la planifiques y de si quieres hacer el paseo hasta el abismo Ganman-ga-fuchi. Si vas a hacerlo así te recomiendo coger el primer tren de la mañana.

    Un saludo!

    ResponderEliminar