Excursión a Miyajima e Hiroshima

Hoy es nuestro cuarto día en Kyoto y vamos a hacer nuestra segunda excursión, en este caso a Hiroshima y Miyajima, en la primera visitamos Nara y Osaka. Para aprovechar este día recomiendo madrugar un poco más que los anteriores ya que el viaje toma unas dos horas y media. Aunque había visto que mucha gente visitaba primero Hiroshima y dejaba la tarde para Miyajima nosotros decidimos hacerlo al revés para ajustarnos mejor a las mareas y poder ver el torii flotante de Miyajima con la marea alta y baja (podéis comprobar el horario de las mareas aquí).

Torii de Miyajima
Por tanto tomamos el Shinkansen desde Kyoto hasta Hiroshima y después otro tren hasta Miyajimaguchi. Nada más salir de la estación hay indicaciones muy claras de dónde coger el ferry, al que tendremos acceso gratis si disponemos del JR Pass. Nada más llegar teníamos la marea alta así que caminamos desde el puerto hasta el torii para hacer las fotos de rigor y dar de comer a algún ciervo que otro, que por cierto son mucho más tranquilos que los de Nara, sólo quieren descansar al sol. Después de esto podemos recorrer el pueblo visitando los santuarios de Itsukushima y Hokoku y la pagoda de cinco pisos. Desde aquí subimos hasta el templo Daishoin, una verdadera joya que está en las primeras posiciones de mi lista de templos favoritos del viaje. Aunque en un principio no lo teníamos muy claro finalmente nos decidimos a hacer la ascensión al mirador del monte Misen, y la llevamos a cabo por la ruta de Daishoin. He de decir que la ascensión es francamente dura, hay muchos tramos donde el sol pegaba fuerte y no había demasiadas sombras para refugiarse. Si os animáis recomiendo llevar agua ya que no hay ni una sola máquina en el trayecto y una vez llegados arriba las cobran a precio de oro, nosotros tuvimos que recurrir a algunos riachuelos para no morir de sed, el agua estaba muy limpia y bastante fresca. Llegados arriba las vistas son espectaculares, aunque nuestras piernas no pensaran lo mismo, así que para el descenso decidimos tomar el funicular que cuesta 1000 yenes (1800 yenes si lo hubiéramos cogido de ida y vuelta) y te deja al lado del parque Momijidani. Desde allí volvimos hasta el pueblo y comimos porque nuestras tripas rugían como tigres. Después de comer dimos un último repaso a las calles de Miyajima y volvimos al muelle para tomar de nuevo el ferry hasta Miyajimaguchi.

Hiroshima

La próxima parada era Hiroshima, que puede visitarse sin problemas en un par de horas. Yo personalmente tenía muchas ganas de visitar la ciudad por la historia que la rodea y la verdad que hay lugares que pueden ponerte los pelos de punta. Llegamos a la estación de Hiroshima y había mucho ambiente porque había partido del equipo local de beisbol, fue una experiencia interesante. Iniciamos la ruta visitando el jardín Shukkeien para llegar finalmente hasta el Castillo de Hiroshima. Desde aquí podemos bajar paseando por el parque Chuo hasta el inicio del Parque de la Paz, donde se encuentran las ruinas del famoso edificio que fue devastado por la bomba atómica. Después nos adentramos en el parque, me sorprendió mucho el silencio y la paz que se respiran allí, la verdad que es un lugar difícil de describir. En él podemos visitar diversos monumentos a las víctimas y el recomendable Museo de la Paz. En este punto la mejor opción ahora es volver hacia la estación y disfrutar de un okonomiyaki, famosos en Hiroshima y una verdadera delicia. Desde aquí nosotros volvimos a la estación perdiéndonos por alguna que otra galería comercial y dando por terminado un día más en Japón.

No hay comentarios on " Excursión a Miyajima e Hiroshima "

Escribe tu mensaje